Artículos más recientes

La obra gráfica de Mimmo Paladino. Museo de Bellas Artes de Bilbao

La obra gráfica de Mimmo Paladino. Museo de Bellas Artes de Bilbao

www.hoyesarte.com

Del 28 octubre 2014 al 09 de febrero 2015

El Museo de Bellas Artes de Bilbao prepara una exposición retrospectiva de los grabados de Domenico Paladino (Paduli, 1948). Más conocido como Mimmo Paladino, este pintor y escultor italiano es uno de los principales exponentes de la transvanguardia, movimiento fundado por Achille Bonito Oliva en el año 1980 que se caracteriza por un regreso a la pintura, después de las variadas corrientes conceptuales y minimalistas que se desarrollaron en los años 70.

Realizada con motivo de la tercera edición del Festival Internacional de Grabado, que se celebra en Bilbao entre el 20 y 23 de noviembre, la exposición muestra una amplia selección de la obra gráfica en gran formato de Mimmo Paladino realizada a lo largo de los últimos 20 años en paralelo a su trabajo como pintor y escultor.

El artista italiano se inició como grabador a finales de los años 70 y ha trabajado con todo tipo de procedimientos técnicos, xilografía, serigrafía, aguafuerte, litografía, punta seca, aguatinta o collage, en ocasiones empleados simultáneamente para aprovechar las distintas cualidades expresivas.

La muestra reúne algunas de sus series más conocidas, como Ulises (1994) o Cruces (2008), y varios libros de artista, entre ellos Don Chisciotte (Don Quijote, 2005) y Ombre (Sombras, 2008).

serie ulises Mimmo Paladino

Obra gráfica de Domenico Paladino.Serie Ulises

Museo de Bellas Artes de Bilbao

Museo de Bellas Artes de Bilbao

Hiperrealismo

06|10|14 • 18|05|15

exposicion-327x250-217

A finales de los años sesenta surgió en Estados Unidos un grupo de artistas que, utilizando la fotografía como base, pintaban con gran realismo objetos y escenas de la vida cotidiana. Formaron el movimiento hiperrealista, cuya consagración tuvo lugar en la Documenta de Kassel en 1972 y que continúa vigente en nuestros días.

Organizada por el Institut für Kulturaustausch (Instituto para el Intercambio Cultural de Alemania) y comisariada por su director, Otto Letze, esta retrospectiva reunirá 66 obras procedentes de diversos museos y colecciones particulares.

La Kunsthalle de Tubinga (Alemania) fue la primera sede en un recorrido por varias instituciones europeas, entre ellas el Museo Thyssen‐Bornemisza de Madrid y el Birmingham Museum & Art Gallery (Reino Unido), donde se presentó el pasado año.

Se exhibirán obras desde la primera generación de grandes maestros estadounidenses, como Richard Estes, John Baeder, Tom Blackwell, Don Eddy, Ralph Goings o Chuck Close, hasta su continuidad en Europa y el impacto en diversos pintores actuales.

Más de cuarenta años después de su aparición, continúa la fascinación que ejerce en el público, siguen en activo muchos de los pioneros del grupo y nuevos artistas utilizan técnicas como la proyección de diapositivas o el sistema de trama en sus creaciones.

En un principio llamado photorealism, el movimiento establecía que eran “fotorrealistas” aquellos artistas que empleaban la cámara fotográfica como instrumento para la pintura y trasladaban al lienzo la imagen con una ejecución minuciosa que producía una ilusión fotográfica, privada de cualquier emoción y, a menudo, sin la presencia de seres humanos.

El movimiento heredaba del pop la pasión por los iconos de la sociedad de consumo, las superficies metálicas de los cristales y espejos de los escaparates, que permiten recrearse en las imágenes deformadas de sus reflejos, los automóviles y las motos relucientes, los letreros luminosos, el colorido de los restaurantes de comida rápida, la arquitectura art decó o la iconografía kitsch. Fragmentos de la vida cotidiana, escenas banales y artículos de consumo convertidos en motivo artístico.

Temas intrascendentes del mundo que nos rodea, captados primero a través de la fotografía y trasladados después al lienzo mediante un laborioso proceso, completamente opuesto a la inmediatez de la instantánea fotográfica. Son obras generalmente de gran formato, pintadas con tal minuciosidad y exactitud que usan la fotografía como instrumento y producen un arte de aparente calidad fotográfica.